¿Que cámara de fotos comprar 2018?

03/03/2018
¿Que cámara de fotos comprar 2018?

¿Cual es la mejor cámara que me puedo comprar en 2018?

Pues vamos a intentar definir el objetivo que tenemos desde el punto de vista fotográfico. Seguro que ya estás preguntándote por que motivo comprar una cámara si el móvil ya tiene una. Pues si te estás haciendo esa pregunta, mejor que sigas leyendo!!! 

¿Para qué vas a usar tu cámara?

Es posible que no la parezca, pero en el momento de comprar una cámara lo más importante es tener claro el uso que le vas a dar en lugar de saberse los características y precios de todas las cámaras que existen en el merado. ¿Qué tipo de fotografía quieres hacer? ¿Qué uso le vas a dar a la cámara?

Seguro que tienes alguien en tu entorno que alguna vez te ha dicho algo como que se compró una cámara réflex tope de gama porque tenía un dinero ahorrado y se lo podía permitir. Además seguro que lo hizo así pensando en hacer unas excelentes fotos, pero ahora no la utiliza prácticamente nada porque abulta un montón, y encima no sabe manejarla porque tiene un montón de botones y de funciones “raras”. Incluso hay casos de tener la cámara super pro en casa, y por todo esto terminan comprándose una compacta más fácil de llevar y manejar.

¿Piensas que el precio es lo más importante a la hora de comprar una cámara?

Pues seguro que después de leer lo que te acabo de comentar arriba estás empezando a tener dudas sobre que cámara elegir, y cuanto dinero gastarte.

Sobre todo muchas veces estamos tratando de comprar una cámara que tenga el mayor número posible de funciones y posibilidades, y todos los extras del mundo mundial. Ojo, que puede ser un error por lo siguiente:

  • Lo más probable es que tenga muchas funciones que jamás vas a utilizar (mejor invertirlo en una buena bolsa para transporte por ejemplo)
  • Puede que sea tan PRO que no tenga esa función que a todos los principiantes nos encanta: MODO AUTOMÁTICO.
  • Cuantas más funcionalidades tenga más gordo será el manual de instrucciones… ¿lo vas a leer?

Entonces es mucho mejor pararnos a pensar que uso le vamos a dar la cámara y que tipo de fotos queremos hacer. A veces también es mejor ahorrar un poco más y comprar una cámara más resultona si tenemos previsto dedicarle horas y aprender a sacarle partido. Eso lo decides tu!

Hablemos de los tipos de uso y de cámaras que existen

¿En qué debes fijarte para saber qué tipo de uso vas a hacer? A veces es difícil si se está un poco perdido ¿no?. No te preocupes: aquí tienes unas pistas:

Cámaras compactas

Cuando tengas claro que lo más importante de la cámara es que sea fácil de llevar y que ocupe poquito la cosa está más que clara. Lo tuyo es una cámara compacta. También es verdad que una cámara compacta tiene menos capacidad de control que otros tipos de cámara, aunque seguramente tendrá un montón de modos automáticos que te permitirán sacar buenas fotos sin necesidad de esforzarte demasiado.

Cámaras compactas con controles manuales

Cosa distinta es que quieras adentrarte en el mundo de la fotografía manual y manejar parámetros como la velocidad de obturación y la apertura de diafragma. En ese caso tienes una amplia gama de cámaras compactas con controles manuales. No llega a ser algo tan avanzado como una cámara réflex, aunque actualmente tienes modelos compactos que podrían hacer dudar al mejor de los fotógrafos. Incluso si te la compras para probar en el mundillo y luego quieres pasarte a una réflex, siempre podrás llevarla como cámara de seguridad (una cámara de repuesto para evitar quedarte sin disparar si te falla la principal)

Cámaras bridge

cámaras bridge

Si ya lo tienes claro y de verdad te gusta la fotografía te voy a hablar de las cámaras Bridge, que aunque no tienen posibilidad de cambiar las ópticas, son el paso intermedio entre el mundo de las compactas y el de las réflex. Tienen una calidad bastante superior a una compacta y acceso a todos los mandos manuales al igual que en una réflex. Son de mayor tamaño, aunque tampoco es para tanto. Eso sí: cuestan un poco más de dinero que las anteriores.

Cámaras evil

Cámara evil

Hay muchos tipos de fotografía que jamás podrás hacer con una cámara que no tenga objetivos intercambiables. Si bien esta característica la tienen algunas compactas, también es verdad que la variedad de objetivos es bastante limitada, y su calidad deja bastante que desear. En ese caso te interesa pasarte a una cámara  EVIL o mirrorless. Son cámaras que tienen las ventajas de poner nuevos objetivos que en muchos casos son de gama profesional. Sin embargo tienen un tamaño compacto que cuando lleves objetivos pequeños te permitirá llevarla en el bolsillo de la chaqueta. Estas cámaras en ocasiones llegan a alcanzar precios muy similares a las reflex de gama baja.

Cámaras reflex

Cámara reflex

El último tipo de cámara que nos queda es por otra parte el la más nombrada de todas en el momento en que se escucha algo sobre fotografía profesional o avanzada. Estoy hablando de la cámara réflex. Hace tiempo que las cámaras réflex están al alcance de cuaquiera, y por raro que parezca algunos modelos están más baratos que las compactas.

No solo el tipo de cámara es lo importante…

Desde el minuto uno vas a quedarte indeciso entre las muchas características técnicas que tiene cualquier cámara digital hoy en día. Tienes muchas cosas a tener en cuenta, pero no te preosupes ni lo más mínimo: te voy a contar lo más importante en muy pocas palabras:

El tamaño es muy importante

El tamaño es lo primero que vas a notar cuando cojas una diminuta compacta en una mano y una super réflex en la otra. Desde mi experiencia te diré que muchas veces me decanto por una cámara compacta para determinados viajes por no cargar todo el equipo de la réflex.

También es verdad que hay gente que no se siente cómodo manejando una cámara extremadamente pequeña y ligera. Aquí lo mejor es que tu mismo lo analices y escojas!!!

¿Cuantos Megapixels necesito?

Los Megapixels son un factor del pasado, pero todavía hay gente que centra su búsqueda en cuantos más mejor. Mucha gente piensa que tener más megapixels equivale a una mayor calidad, y no es cierto del todo. En el mercado hay muuuuuuchas cámaras que cuentan con una cantidad menor de megapixels que otras y aún así se pueden hacer mejores fotos que con las anteriores.

Incluso hoy en día esto se está conviriendo en un problema para muchos fotógrafos profesionales que tienen que invertir mucho dinero en los backups (copias de seguridad) debido al tamaño tan grande de los ficheros que dan sus cámaras con más Megapixels.

En definitiva, no conviene obsesionarse con la resolución.

Conviene que no te centres únicamente en la resolución. La mayoría de las cámaras actuales tienen una resolución más que suficiente para hacer unas fotos espectaculares. Como referencia te diré que para revelar una foto digital en un tamaño estándar (10x15) solo se necesita una resolución e 2 Mp. O sea que por muy pocos megapixels que tenga tu cámara podrás hacer copias en papel al tamaño de toda la vida con una resolución más que suficiente.

Otra cosa que te quiero advertir: no te fíes de todas esas cámaras de marcas desconocidas que vienen con más megapixels que ninguna pero que además son muy baratas. Primero la calidad de estas cámaras así como el surtido de accesorios suele ser pequeña. Luego sucede que suelen ser megapixels irreales basados en la interpolación por software, sus objetivos producen unas aberraciones cromáticas terribles y las imágenes suelen ser bastante malas.

En resumen: no te fijes solo en los Megapixels. Entre 15 y 25 Megapixels se mueven la mayoría de cámaras tanto profesionales como amateurs, pero no descartes la que tenga menos Megapixels solamente por ese motivo, no es lo más importante.

Lo más importante: la calidad del objetivo

El objetivo es sin duda alguna lo más importante a la hora de obtener un buen resultado. Te diría que la mejor cámara con un objetivo de mala calidad puede producir resultados realmente malos. A la inversa también lo puedes notar. He hecho pruebas poniendo objetivos profesionales en cámaras de gama media y los resultados son espectaculares. No solo influye el número de aumentos o distancia focal, ni la apertura máxima del diafragma, influye también la calidad de las lentes y sus tratamientos.

Fíjate si esto es importante, que los objetivos profesionales de gama alta suelen costar más en muchos casos que la propia cámara.

Entrando en materia tienes tres datos importantes a la hora de decidirte por una óptica: 

  • La distancia focal: A mayor distancia focal mayor cantidad de aumento. Se suele medir en milímetros. Cuanto mayor número de milímetros mayor será el aumento, pero reducirás mucho el angular, es decir, tendrás que estár lejos de lo que quieres fotografiar. Las lentes con mayor distancia focal son buenas para fotografiar naturaleza, aves, animales… por poner un ejemplo. Si la distancia focal es menor estarás consiguiendo tener un mayor ángulo. Te vendrá bien para fotografiar personas, paisajes, etc. Tendrás menos capacidad para ampliar, pero podrás abarcar más con una sola fotografía.
  • La apertura del diafragma: La apertura del diafragma se mide con la letra f seguida de un número. Cuanto más elevado sea ese número (f22 por ejemplo) más pequeño será el espacio por el que pase la luz. Por el contrario cuanto más reducido sea (f2.8 por ejemplo) más grande será la apertura y más luz entrará. Esto significa que si nuestro objetivo tiene una gran apertura (por debajo de f2.8) captará mucha más luz en situaciones de baja luminosidad (en interiores, conciertos, iglesias…) Además cuanto mayor sea la apertura (f más baja) menor profundidad de campo tendremos y se producirán esos bonitos desenfoques que permitirán distinguir al objeto fotografiado del resto de la escena. Por otra parte cuanto más apertura de tu objetivo, mayor será su precio.
  • El estabilizador de imagen: Normalmente el estabilizador no lo usarás de manera habitual, pero si vas a hacer fotografía de deportes, o en bajas condiciones de luz, se convertirá en tu mejor aliado. El estabilizador encarece bastante el precio del objetivo (en algunos casos casi lo duplica) y se le saca más partido a nivel profesional, pero si te lo puedes permitir, es una muy buena opción.

Por último te quiero hablar de algo que ofrecen publicidades para mi gusto un tanto engañosas, que es el zoom digital. Esto es una trampa y no debes fiarte de ello, ya que lo que hace es ampliar la fotografía mediante el software de la cámara restándole mucha calidad. Es como si abres una fotografía en tu programa de edición y la recortas para tomar el trozo que más te interese. Al ampliarlo no estarás obteniendo más calidad: será la misma que tenía ese trocito antes de cortarlo. En resumen el zoom debe ser óptico, solo así será real y aprovecharás al máximo los píxeles del sensor de tu cámara.

Si te encanta el retoque...

logotipo de photoshop

Si quieres hacer retoques en alta resolución y trabajar las fotografías con la mayor calidad, debes escoger una cámara que guarde los archivos en formato Raw. Raw significa crudo, y eso es exactamente un fichero raw, un fichero que no ha sido procesado por el software de la cámara. Cuando disparas en formato jpg o cualquier otro, la cámara procesa la fotografía. Tendrás un archivo procesado con información adicional añadida por el propio software de la cámara. El archivo raw solo contiene la información captada por el sensor, todo lo demás lo podrás modificar o añadir mediante software tipo Photoshop. Podrás modificar el balance de blancos, la exposición, el color… con mucha más calidad que si optas por el jpg.

¿Quieres controlarlo todo? Busca una cámara con controles manuales.

Pues eso: si buscas tener el control de las fotografías debes buscar una cámara que disponga de controles manuales. Esos controles son básicamente la velocidad de obturación (el tiempo que está abierto el obturador), la apertura de diafragama (cuanta luz entra por el objetivo) el balance de blancos, la sensibilidad ISO… Son parámetros que todas las cámaras tienen, solo que las más básicas lo harán todo por ti en los modos automáticos, y las más profesionales te permitirán elegir entre los modos automáticos o los modos completamente manuales. Si quieres ir un paso más allá y meterte de lleno en el mundo de la fotografía dispara siempre de forma manual, sin excepción. Analiza tus resultados y poco a poco dominarás tu cámara. Si quieres la comodidad de sacar muy buenas fotos con solo apretar un botón no hace falta que inviertas en una cámara con controles manuales.

Hago un pequeño inciso aquí: muchas compactas tienen los controles manuales, pero de manera muy poco práctica, teniendo que manejar montones de combinaciones de botones para acceder a ellos. Esto puede hacer que te aburras y jamás pruebes con los controles manuales. En las cámaras más avanzadas los controles manuales son más fáciles y rápidos de utilizar, ya que están pensadas para poder disparar de manera manual como algo habitual, no como una excepción.

¿Quieres que tu cámara grabe video?

camara reflex que grabe video

Hoy en día el video es una característica que incluirá tu cámara por básica que sea. Yo siempre he sido partidario de que cada cosa es para lo que es, y que con una cámara de fotos se deben tomar solo fotos, y con la de video solo videos, pero el tiempo me está quitando la razón ya que hoy día hay cámaras de fotos que hacen muy buenos videos, hasta el punto de grabar con ellas cine y programas de tv.

Lo que sí debes tener claro es que cuanto mejor sea la calidad con la que se grabe el video más dinero te costará la cámara. Por ejemplo, hay cámaras que graban en Full HD y hacen buenas fotos, y después la misma cámara que hace las mismas fotos pero además graba en 4k y tiene un estabilizador para video. La segunda opción es mucho más cara, y si no la vas a usar para video compra la más barata: mismo sensor, mismos controles, mismas fotos.

Ahora bien, si quieres una cámara polivalente y vas a hacer videos y fotos, no lo pienses más: al tope de gama (no es mi mejor opción pero me veo en la obligación de decírtelo) 

No lo pienses tanto y lánzate a hacer fotos

A menudo pasamos más tiempo pensando en la cámara que nos vamos a comprar que usándola.  Aquí sucede como en todo: la práctica hace al maestro. Yo he visto auténticos reportajes profesionales con la cámara de un iphone. Claro está que con una cámara de móvil las limitaciones son ilimitadas. Compra ya tu cámara de fotos on line, toma el control y sal a hacer fotos a todo. Analiza tus resultados. Estudia tus mejores fotos y fíjate en como las has hecho y como estaba ajustada la cámara cuando la tomaste. Céntrate en un tipo de fotografía hasta que lo domines, y poco a poco ve ampliando tu bagaje como fotógrafo.

Espero que mis consejos te hayan ayudado al menos un poco. Si te gustó el artículo compártelo!!

 

Escrito por Sezar Blue